Facebook Icon Twitter icon Linkedin icon
Descubre América Latina

Mercado Global: El Potencial Latinoamericano

Enviar por email para leer más tarde

¿Qué debemos esperar tras un 2018 de cambios políticos? Este año se presenta en perspectiva mucho mejor que el anterior, con una proyección de crecimiento según el Banco Mundial de 1,7%; eso sí, frenado por la Venezuela de Nicolás Maduro que cerró el año con más de 1.000.000% de inflación, y una de las economías más vulnerables del planeta.

La cifra no es mala, sobre todo si se compara con el crecimiento estimado por el mismo organismo a nivel mundial, que será de un 2,9%.

2018: Un año complicado en América Latina con respecto al mercado global

El año pasado estuvo marcado por procesos electorales como fue el caso de México, Brasil, Paraguay, Colombia, Costa Rica, Venezuela, y sin dejar a un lado, el cambio de poder por primera vez en 60 años en Cuba. También hubo situaciones de inestabilidad política en Nicaragua, Argentina y especialmente en Brasil, tras el encarcelamiento del ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva y la toma de poder de Jair Bolsonaro.

A nivel macroeconómico el crecimiento fue lento, cauteloso y hasta con tendencia proteccionista en un mundo hiper globalizado. ¿Cambiará esto en 2019?

Cuando la derecha gobierna una nación acostumbrada a la izquierda

No es fácil. Cambiar el estatus quo nunca ha sido cuestión de un chasquido de dedos; requiere, por el contrario, talante frente a la presión de los detractores, sacrificios en materia de popularidad, y reconocer que no se puede hacer feliz a todo el mundo. Y esto es cuando un gobierno es popular y bien recibido, en el caso de Brasil, pasa lo opuesto.

Jair Bolsonaro, ultraderechista, asumió la presidencia tras 16 años de triunfo continúo del Partido de los Trabajadores y en medio de un país dividido no sólo entre izquierdas y derechas, sino también en una crisis que llevó a Lula, uno de los líderes más venerados por el pueblo, a pagar penas por delitos de corrupción. La opinión pública, en este sentido, se divide entre los que afirman que el ex mandatario es un preso político, y los que aseguran que la condena es justa. Esto significa que en 2019 la gobernabilidad será complicada.

En lo que respecta al mercado, pasa lo contrario. El mismo día de la toma de posesión la Bolsa de Sao Paulo cerró con alza histórica de alrededor de 4%, y los inversionistas mostraron agrado ante el cambio y las promesas de futuras reformas económicas como el recorte del gasto del gobierno y la privatización de activos del Estado. Todo esto dice una cosa: hay expectativas y son optimistas.

Muchas de las promesas de Mauricio Macri en Argentina se consideran incumplidas, como la creación de nuevos puestos de trabajo, erradicar la pobreza y reducir la inflación. Por eso, la gente está comenzando a cuestionar su gestión, cosa que al menos para la actual administración de la Casa Rosada debería ser preocupante, porque este 2019 se realizarán elecciones presidenciales.

El cambio que prometía Macri era a largo plazo, sobre todo tras 14 años de Kirchnerismo. Pero las personas, cuyos bolsillos se ven afectados negativamente, no parecen entenderlo así.

Liberalismo económico en la Latinoamérica de 2019

A nivel económico, Brasil podría ser el principal acelerador de la región aunque se espera que crezca a nivel moderado siempre que el ruido político se calme y el mercado laboral mejore.

El nuevo gobierno brasileño ya comenzó a tomar decisiones poco populares, como la privatización de aeropuertos y puertos. Medidas liberales que en todo caso apuestan por la apertura internacional del mercado local, que sigue reaccionando positivamente no sólo en cuanto a la subida de las acciones y los bonos, sino en lo que tiene que ver con la apreciación que ha tenido el Real frente al Dólar.   

En Argentina, el Banco Mundial pronostica una contracción del 1,7% con una degradación de 3,5 puntos porcentuales, muy a pesar del discurso diplomático que invita a inversionistas extranjeros y procura firmar acuerdos bilaterales con países como los Estados Unidos.

Macri sabe que el panorama en 2019 es complicado, por eso ha decidido acercarse a su homólogo de Brasil, país que es su principal socio económico y con el que mantiene alianzas en temas tan importantes como el nuclear. La fórmula a la que en parte apuesta el líder argentino es: si Brasil crece, Argentina también lo hará.

Estabilidad económica en casa, buenas previsiones internacionales

Chile, por su parte, debería terminar el 2019 firme, porque a pesar de algunas desaceleraciones que tuvo en 2018, el Banco Mundial espera que su economía crezca un 3,5%. El gobierno de Sebastián Piñera ha controlado la inflación con una política macroeconómica prudente, salarios más altos y el impulso del crecimiento del consumo local. En este 2019, la revisión y modificación del sistema fiscal podría aumentar las inversiones.

El pronóstico es que la economía colombiana repunte en un 3,3% en 2019. Esto debido a la estabilidad del precio del petróleo y el aumento de la inversión extranjera. La confianza empresarial mejorará siempre que el consumo privado y el mercado laboral lo haga. El contexto político es favorable y por eso se espera un resultado positivo.

La economía doméstica de Perú es saludable. Con las exportaciones afianzadas y la estabilidad local, se mejorará la confianza en los inversores, cosa que creará un entorno empresarial favorable y al mismo tiempo afectará positivamente a los ciudadanos. El crecimiento estimado por el Banco Mundial es de 3,8%. Las finanzas públicas están bien y las reservas internacionales pueden con cualquier problema de fuga de capitales que se presente.

¿Las medidas impopulares traen soluciones?

“No podemos salvar a Brasil matando a personas mayores”, dijo Bolsonaro en referencia a uno de los grandes problemas económicos del país: el sistema de pensiones que consume más de la mitad del presupuesto federal y que se mantiene creciendo a un ritmo de cuatro puntos porcentuales sobre la inflación. La reforma de pensiones es, según los nuevos líderes, un mal necesario para evitar que la deuda pública alcance un 90%. Por eso se espera que hagan un ajuste fiscal del 4 al 5% para crear estabilidad.

Por otro lado, y a pesar de las reformas que prometen hacer, el mercado brasileño sigue respondiendo bien. La designación de Paulo Guedes – renombrado economista favorable al libre mercado – ha desplegado el optimismo.

En la Argentina gobernada por Mauricio Macri, con una inflación rondando el 50%, un tipo de cambio de alrededor de 40 pesos por dólar, y la solicitud de un préstamo de US$ 50 mil millones al Fondo Monetario Internacional, el 2018 fue complicado y lo que viene no es alentador.

El proyecto de ley de reforma laboral impulsada por Piñera en Chile está teniendo costos en la popularidad del líder. Entre otras cosas, incluye capítulos que atentan contra el poder de los sindicatos y posiblemente será muy debatido por las personas.   

En cuanto a Colombia, aunque en 2018 el peso no estuvo en su mejor momento, la inflación se mantuvo entre un 2.0% – 4.0%; algo muy importante es que para Iván Duque no será sencillo cumplir este 2019 con las duras reformas económicas que tiene previstas, como el proyecto de ley de impuestos, prometidas durante la campaña electoral ante un Congreso controlado por la oposición.

Es posible que Perú realice reformas a nivel del mercado internacional, debido a los movimientos que el principal socio de la región, China, estará teniendo este año, y para hacerles frente. Esto, teniendo en cuenta que el 2019 se presenta como terreno para una gran batalla comercial entre este país asiático y EEUU.

México como líder izquierdista de la región

La incertidumbre política rodea a la naciente presidencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). El mercado local está estable aunque expectante, ya que los inversionistas se mueven con cuidado por temor a las medidas sobre la propiedad privada que pueda tomar la nueva administración. No obstante, el Banco Mundial estima el crecimiento en un 2% en 2019.

A todo esto, México se convertirá en líder de la izquierda latinoamericana, puesto antes ocupado por Venezuela. Allí, Ecuador, Bolivia, Uruguay y el propio país gobernado por Nicolás Maduro, reafirmarán alianzas no sólo económicas sino políticas.  

Esto se ha evidenciado en la reciente crisis institucional que vive el país antes gobernado por Hugo Chávez, donde la oposición ha proclamado a un presidente interino que ha sido reconocido por varios países a nivel mundial, entre ellos Estados Unidos. En este sentido, AMLO fue uno de los primeros en hacer referencia a la soberanía y la libre determinación del gobierno venezolano.

En Ecuador el presidente Lenin Moreno ha indicado que planea renegociar los términos de la deuda y ya ha recortado el gasto público en un intento por cerrar la brecha fiscal. Sin embargo, a nivel económico podrían tener dificultades este 2019, o al menos sin el financiamiento del FMI. Asimismo, el consumo privado perderá terreno mientras la inflación se recupera y la dependencia de su economía dolarizada podría generar riesgos dependiendo de cómo se mueve el mercado mundial.

La izquierda en el mercado global

En el ámbito internacional, el nuevo acuerdo entre México, Estados Unidos y Canadá (USMCA) debería apoyar las exportaciones a largo plazo. Algunos analistas ven un crecimiento del 2,2% en 2020.

El aumento del precio de la gasolina y la debilidad del peso podrían mantener la inflación elevada. Asimismo, la crisis de desabastecimiento de combustible como consecuencia del plan de combate al hurto de este mineral, es algo a tener en cuenta en posibles implicaciones a nivel macroeconómico. Todo esto podría crear una imagen de inestabilidad poco confiable.

Ecuador, con una fuerte dependencia del financiamiento externo, más específicamente de China, el Banco Mundial estima el crecimiento de un 2,9%; mientras que la Bolivia gobernada por Evo Morales crecerá en un 4,3% este año, y la inflación rondará un 4%.

En un 2019 donde se espera la realización de elecciones generales en Bolivia, dentro de una legislación que permite la elección indefinida de una misma persona, la situación económica puede verse afectada.

Oportunidades de negocio en América Latina

Los mercados de la región se muestran prometedores para los inversores a largo plazo. Eso sí, habrá que prestar mucha atención a los diferentes factores externos e internos que se presenten en cada país, ya que el desempeño de los bonos, acciones y las divisas dependen de esto.

En líneas generales, las perspectivas de desarrollo van de la mano con el crecimiento de la población y el auge de las clases medias. Estos son dos atributos importantes a nivel adquisitivo y que cualquier inversionista debe tener en cuenta.

El mercado se muestra dispuesto a la apertura digital, al fortalecimiento del comercio tradicional y a hacer frente a los vaivenes del asunto comercial China-EEUU.

Leave your comment

* *

También puede gustarte